Aceite de grosella negra

Aceite de grosella negra

  • Post Comments:4 Comments

La grosella negra (Ribes nigrum) es una rica fuente de AGL (ácido gama-linolénico), un ácido graso raro, solamente encontrado en 3 plantas. Este principio activo posee inigualables propiedades terapéuticas que se han demostrado magníficas en desórdenes de la piel (dermatitis, eccemas, resecamiento, descamación, enrojecimiento, pruritos, quemaduras, psoriasis), problemas hormonales femeninos (TPM –Trastorno Pre-Menstrual-, cólicos y dolores en los senos), hiperplasia de la próstata, calvicie androgénica, desórdenes de la diabetes, colesterol y triglicéridos elevados, además de ser un potente antiinflamatorio natural benéfico en las enfermedades reumáticas y artritis. Su acción regenerativa de la piel, lo convierte siempre en un aliado en las recetas cosméticas asociadas al uso de aceites esenciales y otros activos naturales.

La grosella negra, también conocida como casis o black currant, es un arbusto originario de Europa del norte. De sus frutos se obtiene un delicioso y antioxidante jugo y licor, así como también se puede extraer con solvente un aceite esencial (absoluto), muy empleado en perfumería. 

De las semillas prensadas se obtiene un aceite rico en el ácido graso del tipo omega 6: ácido gama-linolénico (AGL). Este ácido graso es producido en nuestro cuerpo a partir del ácido Linoleico (AL), común en los aceites de girasol, soja, maíz, algodón, etc. Al ser metabolizado por la enzima delta-6-desaturasa, el ácido linoleico se transforma en AGL y después, por la acción de la enzima elongasa, en ácido dihomo-gamma-linolénico (ADGL), que produce mediadores antiinflamatorios (PGE1 y LTE3). Sin embargo, algunas personas debido a circunstancias variadas (alimentación, estrés, genética, enfermedades, vejez), poseen un bloqueo metabólico que interfiere con la capacidad del cuerpo de producir el AGL y, consecuentemente, el ADGL. Eso acarrea el surgimiento de una serie de problemas como el síndrome pre-menstrual, diabetes, enfermedades de la piel, etc. El alcohol también bloquea la formación de AGL en el cuerpo, y estudios mostraron que la suplementación de aceites ricos en AGL, como el de grosella negra, ayudan a prevenir la esteatosis hepática, daños en el embrión, además de poder ayudar en el alcoholismo.

El AGL es encontrado naturalmente en el aceite proveniente del prensado de las semillas de tres plantas, la prímula (que posee cerca de 6-9% de AGL), la borraja (con 20-24% de AGL) y la grosella negra (con 13-18% de AGL). A pesar de que el aceite de prímula sea el más conocido, los aceites de grosella negra y borraja, poseen más AGL, teniendo, por lo tanto, efectos terapéuticos aún mejores que la prímula. Además de eso, al recibir muestras de algunos proveedores nacionales de aceite de prímula y analizar en la UFMG (Universidad Federal de Minas Gerais) por cromatografía, pudimos observar que se trataban de aceite de soja sin ningún porcentaje de AGL. Después de mucha búsqueda, finalmente encontramos aceite de grosella negra puro y con contenido de AGL de 13-18% confirmado vía cromatografía.

El ácido linoléico (AL) es el ácido graso esencial más abundante de la piel humana. Su deficiencia puede ocasionar perdida de agua y piel escamosa. Normalmente, la piel es deficiente en las enzimas que convierten el AL en AGL y ADGL, y la ingestión de aceites ricos en AGL aumentan la concentración de este ácido graso en la piel, corrigiendo y tratando una serie de enfermedades dérmicas. Por todo eso, la grosella negra es un aceite maravilloso en la regeneración y mantención de la salud de la piel. No sorprendentemente, pacientes con dermatitis atópica (eccema), poseen elevadas concentraciones de AL y bajos de AGL y ADGL en la piel, lo que propicia el surgimiento de enfermedades inflamatorias en esta región. Estudios mostraron que ellos también poseen baja actividad sistémica de la enzima delta-6-desaturasa que sintetiza el AGL en el cuerpo, convirtiendo la suplementación de AGL imprescindible para su cura, en dosis de 2, 4 y 6g al día.

Un excelente trabajo hecho por David Horrobin, mostró que, en la dermatitis atópica, de varios grados, caracterizada por sequedad, descamación y lesiones rojas pruriginosas en la piel, el AGL de la grosella negra es muy efectivo. Inclusive, en la sequedad, picadura y enrojecimiento asociado a la hemodiálisis es mejorada con la suplementación de aceites ricos en AGL, como el de la grosella negra.

El AGL mostró ser un potente inhibidor de la enzima 5-alfa-reductasa, que actúa convirtiendo la testosterona en dihidrotestosterona (DHT) asociada al cáncer de próstata, a la hiperplasia prostática, acné y a la calvicie androgénica, enfermedades beneficiadas por el uso de la grosella negra.
Pacientes con artritis reumatoide, recibiendo 540mg/día de AGL presente en el aceite de grosella negra, usaron menos antiinflamatorios no-esteroides que el grupo de placebo. La asociación de aceites ricos en omega 3 como la linaza o el pescado con la grosella negra, rica en AGL, puede ser considerada una terapia natural para aquellos que sufren de artritis reumatoide y otros desórdenes reumatológicos como los síndromes de Raynaud y Sjogren.

Los diabéticos también poseen deficiencia en la síntesis de AGL. Estudios demostraron que la ingestión de AGL puede parar y hasta revertir la neuropatía diabética por aumento de la velocidad de conducción nerviosa. Estos estudios con seres humanos fueron hechos empleando 320mg/día de AGL (3-5g de aceite de grosella negra) por 6 meses.

Aceites ricos en AGL, como la prímula, la borraja y grosella negra, han sido muy utilizados en el tratamiento de condiciones asociadas al ciclo femenino, especialmente a TPM. Estos aceites han sido la línea de frente indicada por médicos en el tratamiento de mujeres que sufren de cólicos, displasia y mastalgia (dolor mamario pre-menstrual) con éxito en la dosis de 3g por día.

El aceite de grosella negra también mostró ser efectivo en reducir el colesterol total y los niveles de triglicéridos, con aumento positivo del HDL, siendo considerado una alternativa natural para tratar la hiperlipidemia.

Referencias

1. Segarnick DJ. Gamma-linolenic acid inhibits the development of the ethanol-induced fatty liver. Prostaglandins Leukot Med. 1985 Mar; 17(3):277-82.

2. Varma PK. Protection against oublé-induced embryonic damage by administering gamma-linolenic and linoleic acids.Prostaglandins Leukot Med. 1982 Jun;8(6):641-5.

3. Glen I. The role of essential fatty acids in alcohol dependence and tissue damage. Alcohol Clin Exp Res. 1987 Feb;11(1):37-41.

4. Liao S. Androgen action: molecular mechanism and medical application. J Formos Med Assoc. 1994 Sep;93(9):741-51.

5. Ziboh VA. Metabolism of polyunsaturated fatty acids by skin epidermal enzymes: generation of anti- inflammatory and antiproliferative metabolites. Am J Clin Nutr 2000; 71(Suppl):361-6S

6. Manku MS. Essential fatty acids in the plasma phospholipids of patients with atopic eczema. Br J Dermatol 1984; 110(6):643-8 

7. Horrobin DF. Fatty acid metabolism in health and disease: the role of delta-6-desaturase. Am J Clin Nutr 1993; 57(Suppl):732S-7S 

8. Horrobin DF. Essential fatty acid metabolism and its modification in atopic eczema. Am J Clin Nutr 2000; 71(Suppl): 367S-72S 

9. Belch JJ. Effects of altering dietary essential fatty acids on requirements for non-steroidal anti-inflammatory drugs in patient with rheumatoid arthritis: a oublé blind placebo controlled study. Ann Rheum Dis 1988; 47(2):96-104. 

10. Head RJ.Prevention of nerve conduction deficit in diabetic rats by polyunsaturated fatty acids. Am J Clin Nutr. 2000 Jan;71(1 Suppl):386S-92S. 

11. Cheung KL. Management of cyclical mastalgia in oriental women: pioneer experience of using gamalenic acid (Efamast) in Asia. Aus NZ J Surg 1999; 69(7):492-4. 

12. Pain JA, Cahill CJ. Management of cyclical mastalgia. Br J Clin Pract 1990; 44(11):454-6. 

13. Gateley CA, Miers M, Mansel RE, Hughes LE. Drug treatments for mastalgia: 17 years experience in the Cardiff Mastagia Clinic. J R Soc Med 1992; 85(1):12-5. 

14. Budeiri D, Li Wan Po A, Dornan JC. Is evening primrose oil a value in the treatment of premenstrual syndrome? Control Clin Trials 1996; 17(1):60-8 

15. Yoshimoto-Furuie K. Effects of oral supplementation with evening primrose oil for six weeks on plasma essential fatty acids and uremic skin symptoms in hemodialysis patients. Nephron. 1999 Feb;81(2):151-9. 

16. 1. Fa-lin Z. Efficacy of blackcurrant oil soft capsule, a Chinese herbal drug, in hyperlipidemia treatment.

Agradecimientos

Gracias a María Magdalena Ruiz por la traducción al español de este artículo escrito por Fabian Laszlo.

This Post Has 4 Comments

  1. María Magdalena Ruiz Díaz

    Excelente la info Clau, gracias por dejarme ser parte de esto tan hermoso que haces!!!

  2. Maribel

    Hola Claudia,
    Gracias por la informaciòn pero que marca vende este aceite??

    1. Hola Maribel, Depende de lo que encuentres en tu país. En Brasil lo vende Laszlo. Un abrazo, Claudia

Agregar un comentario